“No dejen que la Argentina se convierta en potencia, arrastrará tras ella a toda América Latina” Winston Churchill- Yalta 1945.

Malvinas y Geopolítica de la destrucción nacional (Parte I)
 
La derrota militar en una guerra es un término micro-histórico, la vitalidad de un pueblo es una variable macro-histórica. Es la variable que tenemos que tener en cuenta cuando analizamos nuestra relación con el imperio anglo-sajón.
 
Por el Vcom. (R) VGM. Horacio Ricciardelli
 
       
“La Guerra es de importancia vital para el Estado, la zona entre la vida y la muerte, el camino a la supervivencia o la muerte. Es forzoso estudiarla a fondo” Sun Tzu
 
“No dejen que la Argentina se convierta en potencia, arrastrará tras ella a toda América Latina” Winston Churchill- Yalta 1945
 
El sistema nos educa para medir los procesos históricos en términos de micro-historia, mientras el imperialismo anglo-norteamericano, los mide en términos de macro-historia. La micro historia se mide en el plazo de una generación, la macro historia en varias generaciones y aún hasta de siglos. La micro historia suele ser coyuntural, la macro historia es estructural.
La derrota militar en una guerra es un término micro-histórico, la vitalidad de un pueblo es una variable macro-histórica. Es la variable que tenemos que tener en cuenta cuando analizamos nuestra relación con el imperio anglo-sajón. Es la macro historia de un enfrentamiento que viene como mínimo de hace más de 200 años, cuando Felipe II envió a la Armada Invencible a combatir a la coalición anglo-holandesa, siendo derrotada en la batalla de Trafalgar e Inglaterra se apoderó del dominio marítimo y desarrolló su geo-política de expansión a costilla de las posesiones españolas y el saqueo de sus riquezas naturales hasta nuestros días. Lo importante es el enfoque, enfrentamos a un enemigo que mide los objetivos históricos, geopolíticos y estratégicos en función de imperio que dominan no solo naciones sino civilizaciones (Arnold Toynbee o Samuel Huntington).
 
La Batalla de Malvinas es un punto de inflexión de la micro historia Argentina, la bisagra que marca un antes y un después. Perder una batalla, teniendo en cuenta la cantidad de efectivos y material comprometidos en ésta, no es mucho en una macro guerra si un pueblo y sus FFAA son conscientes de todo lo que se juega en su futuro: que la “Pax Británica” es mucho peor a la larga, en efectos militares, económicos y sociales, que todo el mayor sacrificio que demanda la Guerra Total Prolongada. Justamente don Churchill, escribió con respecto al Tratado de Münich (1938): ” Firmamos una paz sin honor, ni tendremos paz ni honor”. Válido para nuestro Acuerdo con carácter de Tratado del 15- Feb- 1990, llamado de Madrid, firmado por Menen, Presidente y Cavallo, Ministro de RREE de la Argentina. Esa dirigencia política argentina, indigna y cipaya, continuación del Proceso de la Dictadura Militar, claudicantes y entreguistas, firmó una paz sin honor, que representó la “rendición incondicional” de la Rep. Argentina, sumiendo en el saqueo de las riquezas nacionales, la mal llamada venta del patrimonio nacional, el desguace de sus industrias bélicas y no bélicas, la desaparición del Estado Nacional, la desocupación, miseria, hambre, inseguridad, muertes por inanición de pequeños y ancianos, que en colmo del paroxismo y el delirio colectivo nos hizo creer que estábamos en el 1er. Mundo.
 
El mapa de la “Argentina Invadida” nos muestra a las claras que desde ese tratado infame e ignominioso, Argentina, no solo no tuvo paz ni honor , sino que debe tributo de guerra permanente, reafirmando los Tratados de Rivadavia(1824) y Roca-Runcinman(1929) por los cuales pasa a ser factoría de explotación por parte de Gran Bretaña y sus aliados que apoyaron en 1982, la segunda invasión inglesa sobre Malvinas, compartiendo sus ganancias a través de empresas oligo-pólicas multinacionales que están devastando los recursos “no renovables y renovables” que son de la renta nacional de todos los argentinos. Al Poder Financiero usurero asociado al saqueo, no le importa que quien está en la Casa Rosada, vista de Militar o Civil, con tal de mantener el Poder Real detrás del Trono y seguir esquilmando al pueblo, sin trabajo, sin salud, sin justicia, sin educación, sin seguridad, sin defensa, con tal que cumplamos rigurosamente con los organismos internacionales de “créditos” y paguemos una “Deuda Externa”, ilegítima, usuraria, fraudulenta , ilegal, perversa, como quedó demostrada en la investigación del Patriota Alejandro Olmos y que el juez Ballesteros, así falló.
 
Otro ardid del Imperialismo es minimizar su propia “macro-historia” y mostrar la historia de este “lado del mostrador”, como la historia “Billiken” para niños, y que los historiadores siguen deformando en los centros universitarios y secundarios, como ser que “los comerciantes ingleses estaban muy interesados en el libre comercio”, razón de ser, según los ingleses de las invasiones de 1806/07. Estos “comerciantes ingleses” no eran un pequeño grupo de mercachifles sueltos, pertenecian a la mayor corporación de la historia británica: “La East Indian Company” un monopolio que tenían el comercio desde Sudáfrica hasta la costa del Pacífico, dando la vuelta por el este.
 
En esta acumulación de capital hubo de todo: tráfico de esclavos, tráfico de opio, piratería, fomento y financiación de guerras inter-reinos, internas, religiosas, raciales, tribales, etc. La East Indian Co. era dueña de sus propios ejércitos, sus servicios de inteligencia, siendo la columna vertebral de la oligarquía británica, que controla en el parlamento inglés, a los conservadores y los laboristas, los tribunales y la corte real. (Continúa)

Esta entrada fue publicada el Domingo, agosto 8th, 2010 a las 7:09 pm en la categoria Opinión. Puede seguir cualquiera de los comentarios en RSS 2.0 feed. Puede dejar su respuesta, o Link de su propio sitio.

Marque este artículo!

Del.icio.usFacebookTechnoratiGoogleYahooWindows LiveHuggFavesBlogLinesFurlDiggRedditStumbleUpon

Deje su comentario