La terrorista Estela Inés Oesterheld (“Marce-la”), una asesina que ameritó “indemnización”.

Juan Eduardo Barrios: ¡Ni Olvido ni Perdón!


33º Aniversario

Jorge Fernández Zicavo
06.12.1977. Monte Chingolo – Prov. de Buenos Aires.
Un auto se detiene frente a una sucursal del Banco de la Provincia. La terrorista Estela Inés Oesterheld (“Marce-la”) se asoma por la ventana con una metralleta y dispara una ráfaga al Cabo 1º Herculano Ojeda, de custodia en la puerta. Luego baja, le roba la pistola y la UZI, derrama una lata de nafta sobre el cuerpo y le prende fuego ante las miradas horrorizadas de los peatones; entre ellos, una señora con su hijito de 3 años comprando un helado en un kiosko. La terrorista sube al coche conducido por su marido y montonero Raúl Oscar Mórtola (“el vasco”), y dispara otra ráfaga que hiere a dos peatones y mata al niño con un balazo en el estómago.

En la Argentina de los setenta cosas de este tipo sucedían a diario. Un chiquito de tres años todavía con el helado en la mano; su madre dando alaridos; el cuerpo del policía, aún vivo, ardiendo. Mucha gente cuerpo a tierra y dos peatones gravemente heridos: Ramón Echeverría y Carlos Ravazzani. El chiquito asesinado se llamaba Juan Eduardo Barrios. Su padre era un obrero metalúrgico que después de trabajar en la fábrica hacía changas para au-mentar el salario. Juancito era el único hijo, y el mundo se les vino encima sin que ninguna Asociación derecho-humanista les visitara. Juancito era un daño colateral de la justa lucha armada por el socialismo. Uno más entre cientos de muertos y heridos anónimos que la Historia políticamente correcta no incluye en su Memoria.
Resulta sarcástico, una broma macabra ilustradora de la profunda inmoralidad y cinismo de la izquierda, que la Liga Argentina por los Derechos del Hombre fuera un aparato del… ¡Partido Comunista! Fundada, para mayor surrealismo, en 1937, el año del Gran Terror stalinista en la URSS.

El atentado lo reivindicó Montoneros. Seguramente, esa noche la “guerrillera” durmió satisfecha por haber cum-plido con su deber revolucionario. Hasta puede que la hayan ascendido por ejecutar a un enemigo y “recuperar armas para el pueblo”. ¡Lástima lo del pibito… pero así es la guerra ¿viste?!

Fue un 6 de diciembre de 1977, un día tan anónimo para la Historia como la muerte de este chiquito inaprensible, desaparecido de la vida. Porque no pudo Ser, no dejó una biografía, ni un nombre en los listados de la infame Conadep. Sólo un rostro que la mala calidad de la fotogra-fía torna fantasmagórico.


Clotildo Isaac Barrios, padre de Juancito

En la Argentina actual, terroristas como la Oesterheld son ministras, embajadoras, juezas, intendentes y activistas del CELS o Amnistía Internacional. Y si fueron ejecutadas, seguro que tienen una calle a su nombre; y que sus madres que las malparieron se pasean los jueves por Plaza de Mayo con un pañuelo en la cabeza y 250.000 Dólares en el bolsillo. Con un poco de suerte hasta puede que a las hijitas le dediquen una película, como a Norma Arrostito.
Para este y otros niños desaparecidos por sus hijos terro-ristas, las Madres de Plaza de Mayo que justifican y aplau-den sus asesinatos nunca gritarán ¡Ni Olvido ni Perdón. Juicio y Castigo a los culpables!



Ocho días después, el 14 de diciembre de 1977, los dos asesinos de Juancito y el Cabo 1º Herculano Ojeda fueron localizados en Longchamps, Provincia de Buenos Aires. Raúl Mórtola consiguió escapar herido del tiroteo, pero murió a las pocas cuadras. La Oesterheld fue capturada una hora después y ejecutada en el acto.

Anteriormente ya habían corrido igual suerte sus otras hermanas: Beatriz Marta (05.76), Diana Irene (08.76), Marina (11.76); y su padre Héctor en 04.77. Todos ellos, miembros de la organización terrorista Montoneros. El gobierno peronista de Néstor Kirchner indemnizó a la viuda y madre con 1.250.000 Dólares y sus nombres son honrados en el Parque de la Memoria como desapareci-dos por lo que llaman… ¡Terrorismo de Estado!


62º Fería del Libro de Frankfurt, octubre 2010. Cristina Kirchner cede el micrófono a la viuda Elsa Sánchez de Oesterheld, quien pidió no bajar la guardia en la defensa de los Derechos Humanos.
En la primera fila aplaudían el terrorista Juan Gelman (Teniente del Ejército Montonero
* y Secretario de Prensa del Consejo Superior del Movimiento Peronista Montonero), y el indigenista Osvaldo Bayer, también invitados por la presidenta a integrar la millonaria comitiva.

La apología oficial del terrorismo que no cesa. Para el 11 de diciembre de 2010 está prevista la presentación de un libro-homenaje al autor de comics y terrorista montone-ro Héctor Oesterheld, en la asociación cultural marxis-ta “La Dársena”, ciudad de Buenos Aires. El libro ha sido editado por la Universidad Nacional de Córdoba, es decir, por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.


Esta entrada fue publicada el Jueves, marzo 24th, 2011 a las 9:24 am en la categoria Historia. Puede seguir cualquiera de los comentarios en RSS 2.0 feed. Puede dejar su respuesta, o Link de su propio sitio.

Marque este artículo!

Del.icio.usFacebookTechnoratiGoogleYahooWindows LiveHuggFavesBlogLinesFurlDiggRedditStumbleUpon

7 Comentarios a “La terrorista Estela Inés Oesterheld (“Marce-la”), una asesina que ameritó “indemnización”.”

  1. ceferino el septiembre 2nd, 2011 at 3:29 pm

    Hasta cuando con esta humillacion para aquellos que nos defendieron y ofrendaron sus vidas por la paz de nuestra nacion… tengo 47 años y recuerdo muy bien que el accionar terrorista comenzo en democracia con la brutalidad y la sin razon que los caracterizo…. hoy los tenemos en el congreso…y en muchos otros estamentos del gobierno… sin palabras.-

  2. luis el octubre 5th, 2011 at 7:44 pm

    Excelente crònica para mantener viva la memoria en defensa de la Verdad.

  3. Nestor Patriota el julio 31st, 2012 at 1:38 am

    Muy acogedora y desgarrante historia la de estas chicas, pero igual de acogedora y desgarrante es la historia de Juancito Barrios ¿ Sabia el de Imperialismos y Comunismos, sabia el de las guerras inhumanas, sabia el de atrocidades ? pues no, era un bebe de tres añitos asesinado por la sin razon y la barbarie, su muerte no tuvo ni tendra nunca sentido, su asesina Estela Oesterheld ¿ no penso en su propio hijo ? no, para ella la vida de gente inocente no valia nada, solamente valia el objetivo .. luchar para un mundo mejor …. Por suerte y para bien de todos Juancito fue vengado.-

  4. Marcelo Augusto FLORES el septiembre 1st, 2012 at 11:08 pm

    No se puede esperar otra cosa. Es un gobierno y un régimen político dirigido por TERRORISTAS y porque no decirlo; GENOCIDAS, y como no pudieron hacerlo antes pretenden hacerlo ahora, largando de las cárceles a los delincuentes comunes que por un poco de droga, hacen lo que hacen porque saben de su impunidad absoluta. Tarde o temprano TRONARA EL ESCARMIENTO.

  5. Teresita el noviembre 7th, 2012 at 6:02 pm

    Era una basura esa mina, como todos los subversivos.

  6. Diego el abril 17th, 2014 at 8:48 am

    dejaste para el final que a la mina ya le habían matado a toda la familia en la misma “guerra”

  7. Francisco Benzi el abril 17th, 2014 at 9:10 am

    “dejaste”, la pelotas.
    En todos casos Dejó, porque no confraternizo con extraños y comienzo las oraciones con mayúscula.
    Aclarado el punto, le comento que si lo que usted en su debilidad analógica quiere expresar es que a la delincuente le habían matado a toda la familia, dispone usted del espacio que requiera para hacerlo, en este sitio,Pero sepa que tendrá que tolerar que le contesten.
    Y sepa también que en los documentos de la banda se refieren a estos hechos como guerra y no como “guerra”, en lo que coincidían con las Fuerzas Armadas.

Deje su comentario